Tema 58. El arte islámico

Este tema forma parte del bloque de Arte dentro del temario. Pertenece a un grupo de temas dedicados a los estilos históricos: tema 56 (El arte clásico: Grecia y Roma), tema 57 (El arte románico), tema 58 (El arte islámico), tema 59 (El arte gótico), tema 60 (El arte del renacimiento italiano y su influencia) y tema 61 (El arte barroco).

Habitualmente se entiende por arte islámico aquel producido por sociedades de religión islámica. El concepto es criticable por demasiado vago y homogeneizador, incluyendo en un mismo estilo las manifestaciones artísticas de sociedades muy diferentes. No obstante, existen unos rasgos comunes que se pueden definir, especialmente en el islam occidental, que incluye la cuenca mediterránea y Oriente Próximo.

El arte islámico se manifiesta fundamentalmente en la arquitectura ante la prohibición coránica de representar figuras humanas o animales que limita las posibilidades de la pintura y la escultura. La mezquita es el principal edificio del arte islámico y permite establecer un nexo de unión para el arte de un territorio tan extenso.

La arquitectura islámica es sencilla desde un punto de vista constructivo, centrada en tipologías estructurales conocidas que los musulmanes toman de aquellos lugares por los que se van expandiendo. El verdadero esfuerzo lo realizan en la decoración interior del edificio, donde la tradicional destreza de sus artesanos luce con todo su esplendor.

La península ibérica constituye una excepción en el mundo occidental por la presencia de arte islámico, fruto de la presencia musulmana durante ocho siglos. El Califato de Córdoba durante el siglo X gozó de un poder extraordinario convirtiendo su capital en una de las ciudades más importantes del mundo en aquel momento. Esa posición se reflejó en la mezquita, una obra maestra que responde plenamente al modelo de mezquita del islam occidental. Durante el siglo XIV el reino nazarí de Granada, en el último periodo de presencia musulmana en la península, aún tuvo fuerza para construir un extraordinario palacio en el que los jardines y la presencia del agua son elementos destacados.

La escritura de la terminología árabe

A la hora de redactar este tema hemos puesto toda nuestra atención en la escritura de las palabras de origen árabe. El criterio es conocido, aquellas palabras que están incorporadas al diccionario de la RAE se escriben con letra redonda, mientras que los extranjerismos no adaptados deben ir en cursiva. Dada la larga presencia de la cultura islámica en España, muchas palabras de origen árabe se han incorporado al diccionario, aunque no todas las que aparecen en este tema. Es necesario, por lo tanto, comprobarlas una a una. Es una de las tantas tareas que hemos realizado para ahorrarle tiempo al opositor y que pueda dedicarse solo a estudiar.

Un test para opositores

Os presentamos un nuevo test para opositores, como siempre un rato de estudio con sentido lúdico y si es con amigos, mejor. Ya sabéis, quien pierde paga los cafés. 😉

 

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter