Testimonios 2022

María Barragán Lozano (Andalucía)

Esta es la historia de María Barragán, un caso que se produce muchas veces en las oposiciones y del que hay muchas lecciones que aprender. La fundamental de ellas: el sueño que nos lleva a persistir es el que acaba conduciéndonos al triunfo. Así ha sido con todas las personas y así será, esperemos que este mismo año, con María. ¡A por la plaza!

Mi sueño es ser profesora de Geografía e Historia

Siempre he querido ser profesora de Geografía e Historia: es mi sueño. Lo que pasa es que los sueños no pagan facturas ni hipotecas, lo que me obliga a trabajar mientras peleo con las oposiciones.
Soy una chica normal, con un trabajo que no es el que quiero. Ni la más lista de la clase, pero tampoco la más torpe…Cuando empecé a intentar estudiar oposiciones tenía una fuerza y una voluntad brutal; el problema fue que no elegí la mejor academia para que me ayudase en ese proceso y como consecuencia de ello, ese año me di por vencida: no entiendía nada, los temas eran larguísimos e inabarcables, no sabía por dónde empezar las prácticas…en fin que hice boom y lo dejé.

La búsqueda de una academia y la llegada a Opohispania

Mi vida siguió pero yo tenía siempre la misma espina: “si la gente puede, yo también”, así que seguía buscando, preguntando, llamando a cada academia que veía. Un día una amiga, que si tiene su plaza, me habló de Eduardo, de lo contentísima que estaba y de lo mucho que la ayudaba con todo de una forma personalizada. Así que decidí llamar, estaba nerviosa y su tono serio no ayudó. Además que no insistía como otras academias en que “me tenía que matricular o perdería la plaza”, creo que eso fue fundamental para que me decidiese por Opohispania. No eran vendedores con afán de captar alumnos. Después de un buen rato explicándome su método y su forma de motivarme, me volvió a ilusionar.
Tienen cursos de todas las variantes posibles, muy completos y que parten desde cero, cosa que para un principiante es fundamental. La comunicación con ellos es muy rápida y eficaz. También tienen precios y formas de pago de varias modalidades. Al ser cursos online tienes una atención totalmente personalizada, eres tú y el preparador.

La joya de la corona de Opohispania son los temas

Y para mí, la joya de su corona son los TEMAS: benditos sean, tienen lo que tienen que tener y con un lenguaje apropiado para la oposición pero además se entienden, son coherentes y te los puedes estudiar. Habrá a quién esto que digo les parezca absurdo puesto que todas las academias tienen el mismo guión de lista de temas, pero he comprado temas de diferentes academias y no hay quien se los lea: tochos y tochos de argumentos en los que te pierdes y sientes que eso no lo vas a poder memorizar en tu vida. Hasta que coges un tema de Opohispania Geografía e Historia y ves que sí se puede, que con esa información puedes hacer un buen tema y una buena práctica, que no hace falta que te lleves horas y horas resumiendo el tema que te da tu academia. Aquí solo hace falta que hagas el tema tuyo, el trabajo “gordo” ya te lo han hecho ellos. Además, por si fuese poco, vienen acompañados por unos esquemas-resumen, para que no dejes atrás lo indispensable de cada tema. Y eso es muy importante, sobre todo, al principio, cuando no tienes ni idea y te agobia mucho la sensación de ser tú, el novato, el que decide qué quitar y qué dejar en el tema.

El método de estudio es infalible

Además de sus temas tienen un MÉTODO de estudio que es infalible si lo sigues como ellos te recomiendan. Si te motiva el refuerzo positivo, te va a gustar mucho su método. También tienen programaciones de base, no es lo mismo para un principiante, que te digan “la próxima semana me traes la justificación” y tú no has visto una justificación en tu vida, a tener una justificación ya hecha y que te digan cómo tienes que hacer la tuya.
En definitiva, piensan en todo tipo de opositor, no solo en el interino.

¿Por qué aún no he sacado la plaza?

Y ahora os preguntaréis: si tan bien habló de ellos, ¿por qué no he conseguido éxito aún? Pues porque en la dichosa pandemia, en lugar de ver una oportunidad de tener más tiempo de estudio, me vine abajo y lo dejé. Me salió lo que yo creía un buen puesto de trabajo que, tras meses de encierro, anulación de oposiciones y falta de ingresos, vi como una oferta que no podía dejar escapar.
Estuve todo 2021 trabajando como trabajadora social, que es otra de mis carreras. Después de ser camarera y opositora, cuando te ofrecen algo así después de una pandemia como la que vivimos, pues no te lo piensas, y me tiré a la nueva aventura. Tras un año, volví con la moral por el suelo, con un principio de depresión y sin un euro. Me ha costado unos meses remontar y saber qué quería hacer y volvió la espinita “quiero ser profesora”. Y aquí estoy otra vez con mis temas preferidos y el método perfecto.