Tema 38. Revolución industrial e industrialización

Un tema clave en el temario.

La industrialización supone un cambio radical en la historia de la humanidad. Habría que remontarse al paso del Paleolítico al Neolítico para encontrar un cambio tan radical en los sistemas de trabajo y de producción. La capacidad productiva creció exponencialmente poniendo a disposición de amplias capas de la población una oferta gigantesca de productos, como alimentos o ropa. Los transportes vivieron su propia revolución, haciendo el mundo más pequeño y facilitando el movimiento de grandes masas de población de un lugar a otro del planeta. Un cambio sin duda revolucionario, de ahí la denominación de Revolución industrial que comenzaron a utilizar los autores de finales del siglo XVIII ante la magnitud de las transformaciones que estaban observando. Aunque es cierto que puede ser un poco inexacto llamar revolución a un periodo de dos siglos, es evidente que hace justicia a la profundidad de los cambios.

Hay una serie de imágenes inevitablemente asociadas a la Revolución industrial: la máquina de vapor (¿cuántas veces la hemos visto en los libros de texto?), el ferrocarril, la industria textil o la siderúrgica. Son las imágenes de las innovaciones, pero el periodo también nos evoca otro tipo de imágenes: una clase obrera empobrecida, niños trabajando en las fábricas y en las minas o ciudades cubiertas de humo. El aumento en número de los obreros industriales, junto a las duras condiciones en las que trabajaban y vivían contribuyeron a dotarles de conciencia de clase y fueron el acicate para el nacimiento del movimiento obrero. Los trabajos de Marx (El capital, 1867) surgen en ese contexto, igual que los de otros grandes economistas como Adam Smith (La riqueza de las naciones, 1776) o Stuart Mill (Sobre la libertad, 1859).

Estudiar el tema

El tema, en su extensión y organización, está adaptado a nuestro sistema de estudio, un sistema que se ha desarrollado pensando en el momento en el que el opositor debe enfrentarse a la redacción el día del examen. Es difícil sintetizar un tema tan extenso, se podrían escribir cientos de páginas, pero el tiempo para hacer el examen es limitado y ese es el punto clave alrededor del cual gira nuestro sistema.

Un test sobre el tema 38

Evidentemente, al acabar el test no te sabrás el tema, no te queremos engañar 😉 pero asociar imágenes e ideas es una buena táctica para retener los conceptos. También es una manera de respirar el espíritu de la época estudiada y el de sus protagonistas. ¿Puedes estudiar la industrialización sin contemplar las imágenes de aquellas ciudades cubiertas de humo, los trabajadores hacinados o las viejas máquinas de vapor? No, es evidente. Por eso te proponemos este test, ¿te atreves? 😉

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter