Meteorología: afrontar con garantías una práctica en Geografía e Historia

¿Qué le está pasando al clima? El cambio climático está cambiando las condiciones de los mares del planeta y asistimos atónitos a una verdadera transformación de los patrones meteorológicos. Hace pocas semanas el investigador del CSIC Francisco Ramírez publicaba un estudio fruto de colaboración internacional que esclarecía la estrecha relación entre los cambios en el comportamiento de las condiciones marinas y las modificaciones del clima. Y es que la relación entre las corrientes marinas y la distribución de la temperatura a lo largo del planeta es estrecha.

Parece un año propicio para poner a prueba a los opositores en materia climática. Una buena práctica de meteorología debe combinar varios elementos clave que en Opohispania tenemos muy trabajados. En primer lugar, manejar con soltura el marco teórico relativo a la circulación general atmosférica. Conocer bien aspectos básicos como presión, borrasca, frente, isobara, isohipsa, hectopascal o jet stream deben ser el comienzo de una buena interpretación. En segundo lugar, resulta básico manejar con igual facilidad los modelos sinópticos tradicionales para las situaciones atmosféricas peninsulares. El opositor debe distinguir bien entre advecciones y convecciones, así como poder identificar con rapidez aquellas situaciones transitorias entre uno y otro periodo. En tercer lugar, hay que conocer y diferenciar las masas de aire que influyen en el desarrollo climático peninsular, poder distinguir sus rasgos y determinar el periodo en que predominan. Estos elementos componen el utillaje básico a la hora del análisis meteorológico, pero ¿es suficiente con esto?

A la luz de los últimos estudios la idea tradicional que teníamos sobre el clima en la península ibérica se está transformando. Los modelos climáticos peninsulares se han visto influenciados tradicionalmente por dos elementos fundamentales: el anticiclón de las Azores y la corriente del chorro o Jet Stream. Sin embargo, algo está cambiando en el clima como resultado de las nuevas condiciones de la superficie de los mares y las grandes corrientes marinas. El ascenso continuado y vertiginoso de la temperatura de la superficie del mar está cambiando la conducta de estos dos elementos de forma radical. El investigador de la Universidad de Pensilvania Michael Mann ha publicado un modelo de comportamiento nuevo para el Jet Stream. En este modelo la corriente del chorro sufre parones en su ciclo continuado. Estos frenazos provocan situaciones meteorológicas excepcionales en las zonas afectadas, produciéndose la paradoja de que la superficie del Ártico está más caliente mientras las latitudes medias sufren enfriamientos vertiginosos. Y España no queda fuera de estos efectos, como hemos podido comprobar en el invierno de 2018. De igual modo, el anticiclón de las Azores es otro de los damnificados por los cambios en los flujos marinos. Las alteraciones en la superficie están desplazando las zonas tradicionales de acción del anticiclón cambiando el comportamiento de las borrascas atlánticas de cara a Europa occidental. Un modelo de comentario completo debe completarse con estos datos ya actualizados sin los que un comentario corre el riesgo de quedar obsoleto.

En Opohispania hemos preparado el material de comentario básico sobre el que iniciarse en el comentario meteorológico. Y, además, estamos al tanto de las últimas informaciones científicas para enriquecer los comentarios de nuestros opositores en aras de un resultado óptimo.  

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter