La estructura de un buen comentario artístico

Muy a menudo un buen opositor conoce en profundidad los temas que se ocupan de la Historia del Arte en las oposiciones de Geografía e Historia. Puede incluso ser capaz de catalogar con rapidez la mayor parte de las obras que se proponen en la fase de prácticas. Sin embargo, es muy común también encontrarnos con opositores que pese a tener una enorme preparación presentan serias deficiencias a la hora de estructurar su comentario y dotarlo de la solvencia técnica y estética adecuada. El método es casi tan importante como el fondo en estos menesteres. Por ello hoy vamos a comentar brevemente las claves que responden a un comentario artístico de calidad.

1. La estructura. Es muy importante seguir un plan. Es necesario decidir previamente si vamos a comenzar por la descripción para más adelante optar por el análisis. O si vamos a comenzar con la identificación de la obra en cuestión o, si por el contrario preferimos cerrar el comentario con esta información. Pero lo que resulta evidente es que no podemos cambiar de plan sobre la marcha. De modo que crea tu propio esquema, o usa uno ya diseñado, pero evita la improvisación a toda costa. Porque el día del examen se nota y mucho.

2. Riqueza del vocabulario. Una de las claves a la hora de valorar un buen comentario artístico pasa por el uso adecuado del vocabulario técnico del tema. Es necesario elaborar un buen dossier de vocabulario que acompañe a cada tema estudiado. De este modo debemos intentar usar el mayor número de término relacionados con el periodo artístico en aras de esa ansiada mayor profundidad técnica de la que venimos hablando.

3. La interrelación. Un buen ejercicio artístico requiere un ejercicio de interrelación semántica de la obra con otros ejemplos a modo de antecedentes o bien de influencias posteriores. El dominio del temario que se demuestra con este tipo de ejercicios, así como la enorme capacidad de síntesis necesaria para extraer los datos clave nos aportarán un plus importante.

4. La bibliografía. Las referencias bibliográficas son una parada obligatoria en todas las fases de la prueba de conocimientos. Y el ejercicio práctico es otra parada más. Es necesario manejar un abanico no demasiado amplio pero si transversal de obras que me permitan referenciar el análisis que estoy haciendo, para dotarlo de profundidad teórica y de respaldo académico.

5. Una buena prosa. No por ser más denso, o más barroco, el comentario queda mejor. Es preferible ser preciso técnicamente a presentar una amalgama de conceptos confusos. De modo que ensaya y perfecciona un estilo propio que te permita responder a las grandes claves del comentario artístico sin caer en los viejos tópicos.

En Opohispania hemos desarrollado un plan de trabajo y preparación para la fase práctica que incluye las claves del comentario artístico. Si necesitas ayuda en tu fase de preparación no dudes en contactar con nosotros.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter