Tema 5. La acción humana sobre el medio. Problemática actual

Un tema de actualidad en el temario.

Cómo afrontar las consecuencias de la acción humana sobre el medio es uno de los problemas clave a los que nos enfrentamos. Los temas de geografía parece que nos cuestan algo más, o por lo menos esa sensación tienen muchos opositores antes de abordarlos. En este caso, los procesos físicos y químicos asociados a este tema no siempre son fáciles de entender para personas sin una mínima formación científica. A la hora de elaborar nuestro temario lo hemos tenido en cuenta para conseguir explicar de forma clara los conceptos científicos implicados, pero con el debido rigor, evitando caer en lo coloquial. La extensión del tema, como siempre, es la adecuada para que el opositor no tenga que resumir (¿de qué nos sirve un tema de 50 páginas?). Ofrecemos un producto listo para consumir.

La acción humana sobre el medio

En las zonas históricamente más pobladas del mundo el ser humano ha incidido desde muy antiguo en el medio ambiente. Así por ejemplo, el paisaje europeo está muy marcado por la actividad humana desde hace muchos siglos. No obstante, hasta la Revolución industrial los efectos de esta incidencia eran locales o regionales. Con la industrialización, el consumo de recursos naturales así como la generación de residuos aumentaron de forma exponencial. Los efectos se notaron primero a escala regional, la contaminación del aire por las fábricas resultaba una amenaza evidente para la salud. Con el tiempo, se descubrió que la incidencia en el medio ambiente era global, que los efectos de una determinada actividad de podían notar a miles de kilómetros. Fue en el último tercio del siglo XX cuando comenzó a generalizarse en todo el mundo la preocupación por el medio ambiente, con la idea de que vamos todos en el mismo barco.

La problemática actual

La situación actual de los problemas medioambientales resulta sin duda preocupante. La alteración de ecosistemas, en muchos casos irrecuperables, la pérdida de biodiversidad, la extinción de especies o los problemas para la salud humana derivados de la contaminación del aire o del agua ofrecen un panorama sombrío. Pero junto a estas amenazas, también es cierto que hay elementos para el optimismo, como la toma de conciencia de la población, el compromiso de la mayoría de los Estados con los objetivos globales o la constante innovación científica para producir tecnologías más limpias y para desarrollar sistemas que puedan paliar, aunque sea parcialmente, los daños causados. Quizá el elemento más importante de cara al futuro sea comprobar cómo los diferentes Gobiernos pueden cumplir con los objetivos sin que ello repercuta a corto plazo en las economías de sus respectivos países. Y muy especialmente, la clave estará en cómo consigan solucionar esa ecuación los grandes países en vías de desarrollo.

Un test para opositores

Metidos en la vorágine de finales de mayo, apenas tenemos tiempo para nada, pero dedicarle un minuto a un test puede ser una manera simpática de relajarse a la vez que se fijan algunos conceptos gracias a la asociación con imágenes. Ya sabéis, quien pierde paga los cafés. 😉

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter