¿Cómo y dónde me presento a las oposiciones 2023?

¿Cómo y dónde me presento a las oposiciones 2023?

Foto de Luke Bender en Unsplash
Foto de Luke Bender en Unsplash

En estos días nos están llegando diferentes correos de personas que tienen dudas acerca de dónde deberían presentarse en las oposiciones de 2023. Con este artículo vamos a intentar aclarar un poco más la situación que estamos atravesando.

Se mantiene la incertidumbre en muchas comunidades

Lo primero que hay que señalar es que aún son bastantes las comunidades en las que hay incertidumbre; bien porque las mesas sectoriales (que son las reuniones entre las conserjerías y los sindicatos) aún no se han realizado o bien porque la Administración no ha llevado a ellas una propuesta clara y concreta.

¿Qué se sabe de seguro?

Pues se sabe que hay algunas comunidades que con toda seguridad van a convocar plazas por la vía 2 según el RD 270/2022 (sin pruebas eliminatorias y sin comentario o ejercicio práctico ni programación) y otras que, con toda seguridad, lo harán por la vía 3 según el RD 276/2007 (con pruebas eliminatorias y con comentario o ejercicio práctico y programación). Entre las primeras están Cataluña o Aragón y entre las segundas están Andalucía y Madrid.

Las bases matemáticas que explican esta convocatoria de oposiciones

¿Por qué los sindicatos y el Gobierno hacen esto? Para que aprueben los interinos. ¿Cómo? Muy fácil. Haciendo que no haya posibilidad de eliminarlos con un ejercicio difícil y puedan sumar sus puntos de méritos. Esto ya lo vivimos entre 1991 y 1993 y entre 2008 y 2010; o sea, que ya sabemos a qué atenernos en un proceso así. Para hacer una idea clara de esto, baste con señalar que un interino que saque un 5 en las pruebas (y menos no puede sacar porque no aprobaría y va a ser raro el caso de la persona que no apruebe) y tengo 10 puntos de méritos (y habrá muchos en esa situación) tendrá una nota global ponderada de 7. Pues bien, para alcanzar esa nota, un opositor sin antigüedad necesita sacar al menos un 9 (que se convierte en un 5,4) y tener al menos tres puntos de antigüedad (que se convierten en 1,4). Si el interino saca un 6 en las pruebas, es casi inalcanzable. Es decir, que si hay cincuenta plazas en una comunidad, es preciso que haya menos de 50 interinos que saquen un 5, porque en cuanto lo saquen, prácticamente tienen plaza. Es decir, los sindicatos y el Gobierno han ideado con astucia un modelo que blinde las posibilidades de los interinos. Si no fuera así, ¿para qué hacer un nuevo real decreto?

¿Qué hago si no tengo mucha antigüedad?

Puestas así las cosas, si no tenemos antigüedad o tenemos muy poco tiempo de servicio, es obvio que debemos apostar (si ello nos es posible) por las comunidades que convocan por vía 3. La razón es que al ser la vía 2 un ejercicio no eliminatorio, serán muy pocas las personas que suspendan porque el ejercicio es relativamente fácil (tan solo presentar una unidad didáctica a elección del aspirante). Eso quiere decir que los interinos con más antigüedad harán valer sus puntos de méritos y obtendrán las plazas. Y además, hay que añadir otra cosa: cuanto más difícil sea el ejercicio eliminatorio, mejor para estas personas, porque será más difícil que los interinos lo superen y hagan valer sus puntos de méritos.

¿Y qué hago si tengo bastante antigüedad?

En esta caso, la respuesta es más compleja. Lo primero que hemos de hacer es ver cuántas plazas de nuestra especialidad sacan en nuestra comunidad de referencia. Una vez visto el número de plazas hay que saber cuántas personas tenemos por delante en la lista de interinos y hacer un cálculo matemático sabiendo que la nota de la oposición se multiplica por 0,6 y la de los méritos por 0,4. Esto quiere decir que si nosotros tenemos 7 puntos de méritos, partimos con 2,8 puntos de nota global. Pero esto puede ser mucho o poco, como digo, en función de cuántas personas estén en la lista. Y luego hay que ver las notas en las oposiciones. La experiencia de estos procesos nos dice que suele aprobar todo el mundo y que se ponen notas altas, pero una persona que sea muy mala en los ejercicios van a ponerle un 5 por misericordia, pero no un 10. Vamos a suponer un caso así. La típica persona que da pena a un tribunal compuesto por viejos interinos que a su vez ya entraron así. Estas personas le echan un cable y le ponen un 5. Total, tiene 7 puntos. Si nosotros tenemos 7 puntos de antigüedad (que es un 2,8 global) y sacamos un 9 (perfectamente posible haciendo un buen tema y una buena unidad), que se convierte en un 5,4, tendríamos un 8,2 y estaríamos por delante.

¿Y puedo echar los papeles en diferentes comunidades y diferentes vías?

Yo lo haría sin dudar. Aunque no podamos sacar la plaza en nuestra comunidad porque se las queden todas los interinos, la experiencia de enfrentarse a tema y encerrona será impagable para futuras convocatorias. Y además, es posible que esas convocatorias no coincidan y podamos presentarnos en varias. Hay que recordar incluso que es posible presentarse a otra comunidad también por la vía 2 si es que la nuestra no la saca. Por ejemplo, alguien de Madrid puede ir a Castilla La Mancha, donde va a haber vía 2.

Una plaza es para ti

Todos los caminos conducen a Roma. Los vientos alisios siempre nos llevarán a América. Si mantienes el rumbo de tu barco, si no fuerzas sus velas, si mantienes la tensión, la fe y el esfuerzo, una plaza será para ti. No son los mejores tiempos para las oposiciones. Hay todavía mucha incertidumbre. Cuando esto ocurre, hay que acudir a la confianza, a la seguridad y a la fe. Y lo que es seguro es que hahrá esta y otras convocatorias y que quien apueste fuerte por las oposiciones obtendrá su recompensa con toda seguridad. Nueve de cada diez personas abandonan. Tú no lo vas a hacer y vas a entrar en puerto con seguridad y alegría. Más tarde o más temprano. ¡A por la plaza!

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter