Tema 29. La expansión de los reinos cristianos en la península ibérica

Tema 29. La expansión de los reinos cristianos en la península ibérica

Seguimos con nuestra serie de cine y oposiciones. Estamos seguro de que podemos pasar un rato entretenido mientras ayudamos a que nuestro cerebro asiente los conocimientos y encuentre recursos para recordar las ideas más fácilmente el día del examen. Además de recomendar películas, tenemos más de un centenar de test sobre todos los temas, para ayudar a los repasos.

Hoy os proponemos otra gran superproducción, El Cid (1961), dirigida por Anthony Mann, producida por Samuel Bronston e interpretada por Charlton Heston y Sofía Loren. En el siglo XI, en el contexto del gran empuje almorávide bajo el emir Alí ibn Yúsuf, el joven Rodrigo Díaz de Vivar trata de hacerse un sitio en un mundo en permanente guerra, en el que aliados y enemigos cambian con frecuencia. Desde el destierro hasta su muerte en Valencia (¿spoiler? 😉 ), la película muestra algunos de los episodios más conocidos del cantar del Cid.

Tanto Charlton Heston como Sofía Loren eran en aquel momento unas grandes estrellas del cine de Hollywood, él ya tenía un Óscar por Ben-Hur, y ella otro por Dos mujeres. Anthony Mann, por su pate, contaba con una sólida trayectoria con algunas grandes películas como El hombre del oeste (con Gary Cooper) o El hombre de Laramy (con James Stewart). Suele aparecer en todas las listas de los grandes olvidados de los Óscar, no obtuvo ninguno en su carrera. Podemos decir, entrando en la crónica rosa, que estuvo casado con Sara Montiel, la actriz española más internacional del momento (como una Penélope Cruz de la época, para que los jóvenes se hagan una idea, salvando todas las distancias, por supuesto). Mann contó con el asesoramiento histórico de Ramón Menéndez Pidal, máximo conocedor de la figura del Cid y con el trabajo de un joven Félix Rodríguez de la Fuente como cetrero, encargándose de los halcones que aparecen en la película.

El productor Samuel Bronston se había especializado en grandes superproducciones de corte épico que rodaba en España para reducir costes: Rey de reyes, 55 días en Pekín, o La caída del Imperio romano son algunos ejemplos. En este caso, El Cid se rodó en lugares como Gormaz, el Puerto de Guadarrama, el castillo de Belmonte o Peñíscola (en la foto que ilustra esta entrada). No fueron pocos los españoles que pudieron reconocerse como extras en estas películas.

Origen de la imagen

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter