Tema 18. La actual ordenación territorial del Estado español. Raíces históricas.

Un temario actualizado.

La actualidad política otorga especial importancia al contenido de este tema. Hemos actualizado nuestro temario incluyendo los últimos acontecimientos relacionados con la ordenación territorial, como son el denominado plan Ibarretxe o la crisis en Cataluña.

La organización territorial a lo largo de la historia

Los Pirineos han sido una referencia geográfica ineludible para la división administrativa del territorio de los grandes estados que han controlado la península ibérica, por lo que resulta obvio buscar antecedentes históricos. La división en provincias romanas del siglo III, posteriormente heredada por los visigodos, ya presenta elementos que recuerdan a la división actual. La fragmentación de la Edad Media terminó cuando los Austrias reunieron todo el territorio de la actual España bajo una misma Corona. Las primeras reformas borbónicas anunciaban tímidamente la división provincial que finalmente se llevó a cabo en el siglo XIX.

Después de prácticamente dos siglos desde su creación, la división provincial de 1833 sigue vigente y es la base de la actual configuración del Estado de las autonomías, cuya creación responde al planteamiento de la ponencia constituyente para intentar dar cauce a las demandas, sobre todo, de nacionalistas vascos y catalanes.

La Constitución de 1978

Con la Constitución de 1978 España dejó de ser un país centralista y se convirtió en uno de los más descentralizados del mundo. Un cambio tan drástico provocó que para la ponencia constituyente fuera difícil llegar a un acuerdo, por lo que la Constitución resolvió la organización territorial del Estado con una cierta indefinición. Dicha indefinición ha hecho que el debate sobre el modelo sea permanente. Por un lado las denominadas comunidades históricas, muy especialmente Cataluña y el País Vasco, reclaman un trato singular, diferenciado del resto. Por otro lado, el resto de comunidades, con Andalucía a la cabeza, no renuncian a alcanzar el mismo techo competencial que las históricas. El resultado es que casi cuarenta años después de aprobada la Constitución, el modelo no es definitivo y sigue creando tensiones por el reparto de competencias entre las autonomías y el Estado.

Un test para opositores

Ponte a prueba y mejor si compites con otro opositor, más emoción. Quien pierde paga los cafés. 😉

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter