Sobre cómo elegir en la prueba práctica de la oposición al cuerpo de Profesores de Enseñanza Secundaria de Geografía e Historia.

Aunque son muchas las variables que se deben controlar en la preparación de las oposiciones de secundaria para cualquier especialidad, a nadie se le pasa por alto que la prueba objetiva es la obsesión de todo opositor. Y dentro de esta, la fase práctica en las oposiciones de geografía e historia se han convertido en uno de los grandes retos de todo opositor. Su objetivo es comprobar que el aspirante posee la formación científica y el dominio de las habilidades técnicas correspondientes a nuestra especialidad. Aunque cada comunidad desarrolla el modelo de examen en cada convocatoria y, por tanto, el modelo sufre modificaciones cada oposición, existen algunas constantes que se repiten en el conjunto de las comunidades. Salvo Canarias, TODAS las comunidades examinan de las tres grandes áreas en la fase de prácticas, es decir, Historia, Geografía y Arte. En algunos casos se presentan dos opciones de cada área, o bien para elegir uno o para realizar los dos. Otro conjunto de comunidades presenta tres prácticas cerradas de obligado cumplimiento. Partiendo de esto vamos a ver cuáles son los criterios que deberíamos seguir a la hora de seleccionar una práctica si la prueba me permite hacerlo:

1º Prácticas en las que domino el marco teórico. Si me he estudiado el tema cuya temática inspira la práctica es altamente probable que tenga un soporte teórico en el que apoyar el trabajo que se deriva de su análisis. Este debe ser el criterio principal. A veces incluso si no he desarrollado la destreza necesaria para el comentario, conocer la teoría nos puede salvar del fracaso en esta compleja fase de la prueba.

2º Prácticas en las que conozco el método. Evidentemente si puedo elegir una práctica tipo que ya he analizado durante mi preparación, el riesgo de caer en errores se reduce. A veces incluso sin tener un conocimiento profundo del tema relacionado con la práctica, un opositor que conoce el método puede elaborar un buen análisis y comentario de fuente manteniendo unas pautas previamente trabajadas.

3º Prácticas de mi especialidad. Es bueno traerse el análisis al campo más cómodo para el opositor. Si vamos en busca de notas bibliográficas, referencias a autores o interrelaciones temáticas, aquí juega un papel especial la formación base del aspirante. Primar historia, geografía o arte solo por el hecho de llevar más temas no tiene que ser el criterio definitivo. A veces una práctica no preparada versa sobre temas que conocemos sobradamente para realizar un comentario.

4º Análisis previo. Es conveniente emplear los primeros minutos en simular mentalmente, con hoja y lápiz delante, cómo plantearíamos la práctica. Es muy común que la impresión de la dificultad de determinado ejercicio se disipe o se confirme una vez lo hemos planteado. Por tanto, no deberíamos empezar a escribir nada sin emplear esos valiosos minutos en simular nuestro comentario.

5º La práctica anzuelo. A veces los exámenes nos presentan dos prácticas desiguales. Y, conociendo el perfil del opositor, sabes de antemano cual va a ser la práctica más realizada. En tales casos es bueno medir si se puede optar por la práctica menos común. Si soy capaz de realizar el comentario menos usual con garantías, podré destacar en el momento de la corrección. A veces diferenciarse en momentos como este puede ser ese matiz que marque la diferencia.

6º La prueba equilibrada. El opositor debe intentar por todos los medios que su prueba sea lo más equilibrada posible. Procura que tu selección de prácticas ofrezca a los correctores una versión tuya lo más transversal posible. Cuantas más facetas de tu preparación muestres más capacidad demostrarás y más cerca estarás del ansiado objetivo. De modo que es muy importante diversificar la temática de las prácticas si tengo esa posibilidad.

Al final cualquier detalle cuenta. Por eso es importante tener un plan para cada contingencia que nos aparezca en este día tan señalado. Saber qué hacer en cada momento es una garantía más de éxito. Por eso dedicar un momento a prepararnos ante el desarrollo de la prueba no está de más. Desde Opohispania nuestro equipo de profesores asesora a nuestros opositores de forma personalizada sobre cada fase de la prueba. Porque en este largo camino al éxito no dejamos nada al azar.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter