¿Por qué es bueno esperar para hacer la unidad didáctica?

¿Por qué es bueno esperar para hacer la unidad didáctica?

Photo by Alfonso Escu on Unsplash
Photo by Alfonso Escu on Unsplash

Como sabemos, dentro de los planes del Gobierno está la modificación del Real Decreto que regula el acceso a los cuerpos docentes; esto es las oposiciones. Ya dedicamos hace unas semanas un extenso artículo dedicado al borrador que el Gobierno había ultimado y otro posterior relativo a las comunidades autónomas que se habían posicionado en contra de los planes del Gobierno.

¿Estará la exposición de una unidad didáctica entre las pruebas que marque el nuevo Real Decreto?

El borrador antedicho, efectivamente, marcaba que el concurso-oposición tendría dos pruebas que no serían eliminatorias. La primera sería el examen escrito de uno de los temas del temario (a elegir entre cinco bolas sacadas por sorteo) y la segunda sería la exposición oral de una unidad didáctica ante el tribunal. También el Real Decreto actualmente en vigor, el 276/2007 señala que una de las pruebas sería una exposición de una unidad didáctica (si bien en este caso, formaría parte de la programación que habríamos de entregar al tribunal). O sea que, tanto si nos presentamos por Madrid, como si nos presentamos por otra comunidad, tendremos unidad didáctica.

¿Entonces, por qué esperar?

Efectivamente, podríamos ponernos ya a realizar la unidad didáctica. De este modo, ya tendríamos el trabajo hecho y luego nos podríamos dedicar, liberados de la unidad, al estudio decidido de los temas sin tener la preocupación de que hay algo por hacer que pueda distraernos y ser como una china en el zapato. Pero hay varias razones que nos llevan a pensar que esta idea no es la mejor.

Por qué es mejor hacer la unidad didáctica tras la aprobación de los decretos curriculares.

Como hemos dicho, no sabemos si nuestras oposiciones de 2023 se regirán por el RD 276/2007 o por el nuevo borrador, pero lo que es seguro es que esas próximas oposiciones se producirán cuando la LOMLOE ya esté en vigor, pues se implantará en los cursos impares en septiembre de 2022 y eso quiere decir que regirá los nuevos procesos. Por tanto, lo más probable es que se puedan hacer unidades para los cursos impares de la LOMLOE y para los pares de la LOMCE. Sin embargo, nuestra recomendación es hacer la unidad didáctica de acuerdo con la nueva legislación. ¿Por qué? Pues porque, por lógica, los tribunales van a estar más interesados en una unidad desarrollada de acuerdo con el nuevo currículo que en otra realizada según un currículo que ya va a desaparecer. Eso no quiere que la otra no sirva, pero el sentido común nos dice que si fuéramos miembros de tribunales estaríamos más atentos a captar ideas nuevas que nos puedan servir en nuestro día a día que a ideas viejas que ya no se van a emplear. Como resulta que hay que esperar a que estos nuevos decretos curriculares se aprueben por parte de las distintas comunidades autónomas, esto se retrasará probablemente a mayo, junio o incluso julio de este año.

Por qué es mejor hacer la unidad didáctica tras la aprobación del nuevo Real Decreto de Acceso

Es muy posible que el Real Decreto se aprueba finalmente y que además mantenga los elementos que aparecen en el borrador que ya hemos analizado. Pero todavía no es ley y no teneos ahora mismo ninguna necesidad de adelantarnos a esta aprobación. Además, se puede dar la circunstancia de que la redacción final de la norma añada algunos aspectos que puedan modificarse en relación con la unidad didáctica y que supongan un cambio importante en el diseño de la misma. Así mismo, sería muy bueno ver si hay ya para 2022 alguna comunidad autónoma que aplique en sus oposiciones de primaria el nuevo Real Decreto de forma que podamos ver en la práctica cómo se sustancia el mismo en una convocatoria real.

Por ahora, lo mejor es estudiar.

Así pues, como ya señalamos en anteriores ocasiones, lo más seguro e inteligente ahora mismo es estudiar temas y acumular cuantos más mejor, en la confianza absoluta de que ese tiempo va a sernos rentable pues, nos presentemos por un decreto de acceso u otro, temario y examen escrito va a ser exactamente igual que hasta ahora. Recordemos que hemos hecho un estudio sobre las probabilidades de aparición de un tema y este nos conduce a que debemos intentar llegar a los veinticinco temas y superarlos si es posible. Esto es perfectamente posible si empezamos ya.

¿Y cómo estudiar para las próximas oposiciones?

Las oposiciones son una opción vital y por ello, cuando estudiamos, no lo hacemos pensando en que solo nos presentaremos una vez y sacaremos la plaza o abandonaremos, sino que planteamos un escenario en el que es posible que la plaza se alcance en dos, cuatro o seis años (como fue mi caso). Por ello, el método de estudio empleado y, sobre todo, el de repaso son fundamentales. Es también por ello por lo que la persistencia es la virtud fundamental de un opositor. La combinación de un buen método de estudio y la persistencia son la base del triunfo en nuestras oposiciones.

Nuestra propuesta

Nuestra propuesta actual consiste en comenzar la preparación con estudio del temario y luego completarla con el Curso Opolengua 2023, el Curso Total o el Curso Opolengua Oro en función del Real Decreto que al final afecte a tus oposiciones. Es una propuesta segura, que no te expone a malgastar tu tiempo y que te permite empezar tu preparación desde ya. Recuerda siempre que el camino que comienzas ahora se lo hemos visto recorrer a centenares de personas antes que a ti. Y siempre tiene los mismos ingredientes: un buen temario, un buen método de estudio y repaso y, sobre todo, talento, sacrificio, fe y persistencia. Si tú pones tu parte, una plaza será para ti. Seguro.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter