Oposiciones de Geografía e Historia: un reto a dos cursos vista.

Uno de los grandes retos en la preparación de las oposiciones de nuestra especialidad de Geografía e Historia radica en plantear una organización temporal lo suficientemente ambiciosa como para abarcar el mayor número de temas posibles. A estas alturas, pocos dudarán de la complejidad de un temario tan diverso, denso y, a menudo, inabarcable como el de la especialidad de Geografía e Historia.

Muchos de los gurús de las oposiciones plantean métodos de trabajo que, normalmente hablan de modelos de preparación a nueve meses. Del mismo modo, la mayor parte de los aspirantes son conscientes hoy de que semejante esfuerzo es sencillamente imposible en tan poco tiempo. La mayor parte de los opositores aspira a preparar un número que oscila entre los 20 y los 30 temas anuales, siendo muy pocos los  capaces de preparar bien más temas en un año. Por el contrario, en otras especialidades donde un porcentaje muy amplio de los temas es de dimensión práctica, el número de temas preparados se dispara, lo que supone en cierto modo un agravio comparativo. Debemos aceptar que en nuestra especialidad la mayor parte del temario es de carácter eminentemente teórico. El trabajo de sintetización y memorización de este tipo de temas se dilata en el tiempo considerablemente. Es por ello por lo que la mejor forma de preparar las oposiciones es hacerlo a más largo plazo.

El opositor tipo normalmente suele necesitar más de una convocatoria para lograr quedar entre los primeros puestos del concurso. La competencia es dura y en esta convocatoria que manejamos de 2018 las administraciones autonómicas han optado por ampliar el baremo en el apartado de tiempo de servicio. Esto suele traducirse en que los interinos con un tiempo de servicio de hasta siete años obtienen un notable rédito en la fase de concurso. En este contexto, es lógico que un aspirante nuevo vea truncadas sus opciones en la fase final del proceso, incluso habiendo obtenido notas elevadas. Nada nuevo bajo el sol. Es una historia que se repite de forma cíclica en los periodos de acceso a la función pública docente. Hasta tal punto es así, que la mayoría de los funcionarios hemos necesitado entre dos y cinco convocatorias para obtener plaza. La experiencia compartida de los profesores está en consonancia con esto, pues muchos de nosotros hemos empleado a menudo cinco, ocho y hasta diez años para obtener la ansiada plaza de funcionario de carrera. En este sentido, tiene bastante lógica pensar que el proyecto de obtener una plaza en secundaria debe entenderse como un camino mayor de lo que pensaste en un primer momento. Es casi seguro que esta empresa nos va a llevar varios años de nuestra vida.

Desde Opohispania, atendiendo a esta necesidad, desarrollamos un método de trabajo implementando un modelo de preparación que abarque dos cursos o más. De forma que ampliamos nuestra oferta al curso 2018/19 y al 2019/2020. La idea, no por simple, resulta baladí. Nuestra especialidad necesita de una planificación muy exhaustiva en la que trabajar los temas de forma constante durante un tiempo superior a la media. Para ampliar el número de temas preparados y el número de prácticas ensayadas, la única vía posible es incrementar el tiempo empleado. El éxito admite atajos. Para ello nuestro método de trabajo, nuestros materiales y nuestros temas de elaboración propia son una herramienta, que entendemos, clave en este proceso. Los grandes retos necesitan grandes esfuerzos y en Opohispania sabemos muy bien como lograrlo. Estamos tan seguros de ellos que te invitamos a que entres y lo compruebes.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter