La gestión del tiempo en oposiciones

Uno de los grandes retos a los que me he enfrentado siempre que preparé oposiciones de Geografía e Historia fue la forma de gestionar mi tiempo. ¡Qué dilema! No es fácil, ni está nada claro cuál es el mejor camino de cara a una organización funcional del tiempo del que disponemos para estudiar. Me he encontrado muchas veces a aspirantes que desarrollan una enorme frustración derivada de esto. Aunque no existen fórmulas mágicas si que podemos brindaros algunos consejos sobre cómo gestionar el tiempo durante el estudio de cara a las oposiciones. Veámoslo.

1. ¿Qué tipo de estudiante soy? Es fundamental responder a esta cuestión antes de decidir cómo vas a repartir el tiempo. Porque si eres de los que necesita grandes sesiones de trabajo para rendir, necesitarás tardes o mañanas de muchas horas de continuo estudio. A veces uno prefiere sesiones más cortas pero intermitentes y repartidas en el tiempo; ptros prefieren concentrar el trabajo en la noche o la mañana; mientras hay quien prefiere llevarse el trabajo al fin de semana. De modo que, de forma preliminar, decide qué tipo de sesiones vas a necesitar para prepararte tus oposiciones.

2. ¿De qué tiempo dispongo? Ahora es igualmente importante sincerar con la realidad de cada uno y apuntar de cuánto tiempo real disponemos. Deberás ser sincero contigo mismo porque serás mucho más realista planificando las sesiones en función del tiempo que de verdad vas a poder sacar.

3. ¿Cómo abordar su gestión? Antes siquiera de sentarte deberás saber que vas a necesitar tres franjas bien diferenciadas de tiempo: necesitas tiempo de estudio bruto para temas, tiempo de estudio bruto para prácticas y tiempo de repaso en ambas cuestiones. De modo que el tiempo del que dispongas deberás dividirlo en tres y proporcionarlo a tus necesidades específicas.

4. Ser ambicioso pero realista. Una buena planificación aspira a dar lo mejor de ti, pero no debe ser una losa sobre tu conciencia. Es mejor planificar lo que de verdad puedes cumplir e ir ascendiendo en tus aspiraciones en función del grado de éxito que consigas en las metas que te propongas.

5. Aprende de los errores. Habla y conéctate con otros opositores, aprende de su experiencia y modifica patrones que se adapten a tus necesidades. Recuerda que cada estudiante tiene su propio esquema pero que puedes aprender mucho del cómo y el cuándo de los que lo hicieron antes que tu.

6. Sorpréndete. Aunque no lo creas, eres capaz de hacerlo. Puedes marcarte objetivos ambiciosos y lograr lo que quieres solo tienes que insistir. Tu organización horaria debe aspirar a asegurarte el éxito en tus retos. Piensa que si lo haces lo conseguirás, así obtendrás las energías necesarias.

Desde Opohispania hemos diseñado un plan de trabajo inspirado en años de experiencia previa. En él gestionamos el trabajo de un año de oposiciones para organizar de forma eficiente el enorme esfuerzo que supone preparar nuestro temario y sus prácticas. Nosotros podemos ayudarte en tu reto: sólo tienes que preguntarnos.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter