¿Cuál es el mejor ritmo de estudio?

¿Cuál es el mejor ritmo de estudio?

Foto: Eduardo López Prieto

Esta misma semana una buena opositora que sigue nuestro curso de estudio me mandó una duda que me ha animado a hacer este artículo. En anteriores entradas hemos señalado que, dadas las circunstancias actuales, lo mejor no era realizar elementos de la programación o las unidades, sino centrarse en el estudio, porque el temario y la prueba escrita son lo único absolutamente seguro de las oposiciones de 2023. Por ello, hoy vamos a profundizar en un aspecto del estudio y es su ritmo. Porque ahora de lo que se trata es de estudiar y hacerlo a tope.

¿Cuál es el ritmo normal de estudio?

Esta es una pregunta que se hacen muchas personas. Y es normal. A todos nos gusta saber cómo actúa la mayoría de las personas para compararnos con esa media. Si estudiamos a un ritmo mayor, estamos contentos; si lo hacemos a un ritmo menor, nos frustramos. Inconscientemente sabemos que esto es una competición en la que para que unas personas obtengan la plaza, otras no la pueden conseguir. Es así de duro. Por ello, nos gusta saber cuál es el ritmo normal de estudio. Es difícil contestar a esta pregunta, pero yo, en mi experiencia, diría que el ritmo medio de estudio es el de aprenderse un tema entre veinte y treintaicinco horas y llevar entre veinticinco y treintaicinco temas anuales. Ya sé que no es una respuesta precisa, pero creo que es la más útil que puedo dar. 

¿Y cuál es el mejor ritmo de estudio?

Esta pregunta es mucho más importante. Porque una cosa es cuál es el ritmo normal de estudio y otra muy diferente cuál es el mejor ritmo de estudio. Mientras que la primera atiende a los demás, esta otra es absolutamente individual y atiende a nosotros mismos. La oposición somos nosotros. Si nosotros estamos bien, la plaza llega más tarde o más temprano. Si nosotros no estamos bien, porque tenemos ansiedad, porque nos desanimamos semana a semana, porque no somos capaces de soportar el ritmo que nos hemos impuesto… la plaza no llegará nunca. Abandonaremos antes. Así que el mejor ritmo de estudio es el más alto que podamos sostener. 

Algunos símiles evidentes de que el mejor ritmo de estudio depende de circunstancias individuales

Es evidente en cualquier faceta vital que las circunstancias mandan y que hemos de adaptarnos a ellas. ¿Cuál es la mejor velocidad de un barco? La que pueda soportar en el tiempo su estructura sin causar daños a la tripulación y a la propia embarcación. ¿Cuál es el mejor rtimo para un atleta? El más alto que pueda soportar para no desfallecer en la prueba. Y, atención, lo nuestro no es una excursión en velero de una mañana ni una carrerita popular de mil metros. Lo nuestro es una travesía oceánica o un maratón, así que es imprescindible adaptar el ritmo a la longitud de la prueba.

El mayor riesgo que corremos somos nosotros mismos

Esta es una oposición que aprueba todo el mundo que persiste. La suspenden más personas que las que la aprueban, por supuesto. Pero esas personas no la aprueban porque no persisten. Yo tardé seis años en sacarme la plaza. Y pude haber dejado de persistir muchas veces. Si en cada una de esas ocasiones, hubiera abandonado, hoy no estaría escribiendo esta entrada. Por tanto, la clave está en ponerse un ritmo, el que sea, que podamos mantener para no hundirnos en la decepción y la angustia.

No es bueno seguir un ritmo grupal en las oposiciones

Precisamente por esto no es bueno seguir el ritmo de un grupo en las oposiciones. El ritmo de una persona que vaya, aparentemente, más deprisa nos va a descentrar sin duda ninguna. Si, de todas formas, vamos a un grupo y oímos que otras personas llevan más temas que nosotros, no hay que tomarlo en consideración. Nosotros no sabemos cómo son sus temas, ni cómo se los sabe de bien, ni cómo los repasa. Puede que sus temas sean muy malos y, sobre todo, puede que no los sepa repasar, lo que es muy común. Ni hay que preguntar a nadie cuántos temas lleva ni preocuparse lo más mínimo por eso. ¿Cuántos atletas han perdido una prueba larga por obcecarse en seguir el ritmo de otro que va mas deprisa? Seguimos el ritmo de esa persona que, a lo mejor, precisamente porque lleva un ritmo muy alto, se hunde doscientos metros más adelante. Y nosotros, a nuestro ritmo, más lento, pero más constante y seguro, la adelantamos después y llegamos a la meta. Yo nado todos los días 1500 metros sin parar y estoy harto de ver a personas que se lanzan a la piscina y me sacan un buen trecho durante los dos o tres primeros largos, pero luego se tienen que poner a descansar mientras yo, a mi ritmo, acabo nadando mucho más espacio que ellos gracias a elegir mi mejor ritmo de nado.

La respuesta a la opositora 

Por ello, a la opositora que me mandaba un correo sobre este tema le he contestado lo siguiente: “Lo fundamental es que el ritmo sea el máximo que tú puedas mantener y no obsesionarse con un ritmo que es imposible llevar a la práctica. Si hacemos lo segundo, corremos el riesgo de quebrarnos y eso significa una parada más grande y con consecuencias anímicas mucho peores, algo que a muchas personas les lleva a dejar la oposición. Por ello, es mejor ser cauta y realista que dejarse llevar por un entusiasmo desmedido. «Chi va piano, va lontano» que dicen los italianos. Por otra parte, nuestro método de trabajo, que es individual, te permite hacer eso perfectamente. Aprovecha que no tienes que ir al ritmo de ningún grupo, sino al tuyo propio. Vamos a tomar nuestra propia velocidad de crucero y vamos a avanzar sin desgaste psicológico.

Por qué es buena la individualización

Las oposiciones son una lucha individual. Esto no es un juego universitario: ni se hacen trabajos en grupo, ni la plaza se reparte, ni vale con aprobar… Esto es otra cosa más seria: o una persona u otra. Y nosotros queremos ser la persona que saque la plaza. Punto. Y por eso la preparación deber ser individual y, sobre todo, individualizada. Y por eso nuestros cursos son así. Vamos a conseguir la plaza por nuestros medios individuales y con nuestras circunstancias individuales. Piensa en ti. Solamente. Y te garantizo que si lo haces así, una plaza será tuya. 

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter