¿Cómo serán las oposiciones de 2021?

Encaramos este nuevo curso de preparación condicionados, como no podía ser de otra manera, por el retraso de las oposiciones inicialmente convocadas para junio de 2020. En unos casos, las administraciones educativas han optado por un retraso de meses (como ocurre en Cataluña, donde se celebrarán en este mes de septiembre o en la Comunidad Vasca, donde serán más tarde) o de un año completo, hasta junio de 2021 (como ha ocurrido en casi todas las comunidades autónomas). Este cambio tiene diferentes consecuencias que vamos a analizar ahora.

El cambio en el ciclo normal de las oposiciones

Una de las consecuencias más evidentes de este retraso es el cambio en el ciclo normal de las oposiciones. Este año no solo se presentarán por primera vez todos los opositores que finalizaron sus másteres en los dos años anteriores para poderse presentar en 2020, sino que a estos se añadirán en algunas comunidades los nuevos que surjan durante este año. Esta ruptura de la convocatoria bianual significa que habrá tres cursos de opositores nuevos y no dos, como era habitual desde hace décadas.  ¿Es esto malo para nuestros intereses? La respuesta es, como siempre, que todo dependerá de cómo nosotros actuemos durante el curso entrante. La vida se desarrolla siempre en función de cómo respondamos nosotros a los retos que nos plantea. 

Hemos insistido siempre, y es verdad, que la inmensa mayoría de las personas se presenta a las oposiciones creyendo que ha estudiado y se ha preparado, pero sin haberlo hecho en realidad. Es decir, no han hecho el esfuerzo suficiente para presentarse con garantías a las oposiciones y el resultado es que sirven para rellenar los tribunales y no optan de forma real a la plaza. Podemos decir, y aunque suene raro así es, tal y como demuestran las calificaciones año tras año, que este porcentaje ronda el 80% de los presentados (¡aunque suene exagerado!). Eso quiere decir que tanto para los que se iniciaron en 2019 como para los que se inician ahora, la preocupación fundamental no es si vienen más opositores, sino si realmente vamos a formar parte de ese 20% que sí se va a esforzar a tope para obtener la plaza. Si ello es así, no debemos mirar más que una cosa: desear que el día del examen nos pongan una prueba que nos permita demostrar todo lo que hemos avanzado y trabajado. 

Para quienes ya estaban embarcados y navegando en el proceloso océano de las oposiciones, es un año para consolidar su ventaja sobre los nuevos aspirantes y navegar con rumbo firme hacia el puerto de la plaza. Para quienes se embarcan ahora, es el año para esforzarse a tope y devorar millas náuticas (temas, prácticos y programación) rebasando con nuestro esfuerzo a quienes salieron años antes y obteniendo la plaza. Nunca hay que olvidar que en las oposiciones, el primer ejercicio (el práctico) supone una criba que es la que permite que los opositores nuevos (a condición de que sean buenos lectores y escritores y se preparen bien) pueden rebasar a los antiguos, ya que muchos suspenden este primer ejercicio.

La posibilidad de presentarse a varias convocatorias

Otra característica esencial de este nuevo curso es la posibilidad para algunos opositores de presentarse a varias convocatorias. Más concretamente, los opositores que se presenten en septiembre en Cataluña podrán hacer lo propio en otras comunidades autónomas en junio de 2021. Siempre hemos repetido que el filtro lingüístico es discriminatorio, pero es la realidad legal de España y quienes dominan una lengua diferente del español tienen la ventaja de  poderse presentar en esta ocasión dos veces en un mismo curso. Lógicamente, animamos a quienes no hayan obtenido plaza en Cataluña a presentarse en otra comunidad que nos atraiga en 2021.

Posibles cambios en la programación

Especial importancia pueden revestir este año los cambios legales que se anuncian sobre las leyes educativas. Es fácil que tras la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, (lo que debe darse legalmente antes del 31 de diciembre, pero suele ocurrir en octubre) el Gobierno se lance a la aprobación por el Parlamento de su nueva ley de educación, la LOMLOE, ya aprobada en el Consejo de Ministros. Esto quiere decir que puede que tengamos que revisar algunos aspectos de nuestra programación referidos sobre todo a la legislación y quizá a los nuevos decretos educativos. Para cerciorarnos será importante ver la convocatoria que rija la próximas oposiciones de nuestra comunidad, pues si ya se convocaron y simplemente se aplazan, valdrá el marco legal LOMCE (e incluso es posible que dadas las circunstancias especiales de las convocatorias de 2021) haya convocatorias nuevas que lo mantengan.

En todo caso, la nueva ley amplia los elementos transversales (incorpora la “perspectiva de género) y deroga los estándares de aprendizaje, por lo que se simplificaría el apartado de evaluación. En todo caso, no creemos que vayan a ser cambios de consideración importantes por lo que los opositores que ya tienen hecha su programación podrán adaptarla sin dedicar mucho tiempo a este menester. Sí es una oportunidad para aquellos aspirantes que no han desarrollado sus unidades didácticas, hacerlo durante este curso. 

No podemos tampoco olvidar la incidencia de la pandemia y su evolución durante este curso. Si no hay vacuna durante este año y el curso 21-22 (que es el que en mi opinión debe orientar nuestras programaciones, no debido a que así lo marquen las convocatorias, sino porque es el que interesará a los tribunales) fuera marcado nuevamente por un modelo semipresencial, esto debería aparecer en las programaciones. No tendría sentido ni interés para el tribunal hacerlo, sin embargo, si ha finalizado la emergencia mundial. Todo esto lo sabremos más o menos cuando se convoquen los procesos de oposiciones durante la próxima primavera, pero no está de más que preveamos ese posible escenario.

¿Y habrá cambios en las pruebas?

La ministra de Educación ya anunció en marzo de este año que en diciembre de 2020 presentaría un borrador de reforma del acceso a la función pública docente para ser discutido con toda la comunidad educativa. Este cambio se lleva anunciando desde finales de los años 90 (el temario y el sistema de acceso datan de 1993) y es lógico que finalmente se producirá (no hay nada eterno en la vida terrenal). Nuestra impresión es que no afectará a las oposiciones de 2021, pero sí a las que se convoquen posteriormente. Veamos lo que dice el borrador de la LOMLOE sobre el tema. En su disposición adicional duodécima. “Ingreso y promoción interna” plantea lo siguiente:

1. El sistema de ingreso en la función pública docente será el de concurso-oposición convocado por las respectivas Administraciones educativas. En la fase de concurso se valorarán, entre otros méritos, la formación académica y la experiencia docente previa. En la fase de oposición se tendrán en cuenta la posesión de los conocimientos específicos de la especialidad docente a la que se opta, la aptitud pedagógica y el dominio de las técnicas necesarias para el ejercicio docente. Las pruebas se convocarán, según corresponda, de acuerdo con las especialidades docentes. Para la selección de los aspirantes se tendrá en cuenta la valoración de ambas fases del concurso-oposición, sin perjuicio de la superación de las pruebas correspondientes. El número de seleccionados no podrá superar el número de plazas convocadas. Asimismo, existirá una fase de prácticas, que podrá incluir cursos de formación, y constituirá parte del proceso selectivo. 

Es decir, no aclara nada, por lo que habrá que esperar a diciembre a este borrador. Esperaremos a él y si se producen cambios, como siempre, actuaremos con la mayor celeridad posible para adaptar nuestra preparación a los cambios que se produzcan. Lo seguro es actuar basándose en lo que existe.

Nuestra oferta de cursos

En función de todas estas circunstancias hemos diseñado una oferta de cursos con la intención de satisfacer las necesidades de todos los opositores de España. Nosotros no tenemos fecha de inicio del curso de forma rígida. Nuestros cursos se pueden empezar en cualquier momento del año, pues hay muchas personas que se incorporan a la oposición cuando pueden  y eso puede ocurrir en julio, en septiembre o en abril. La oposición es una carrera de fondo en la que debemos avanzar cuando podamos todo lo que podamos. Y a esa necesidad de las personas intentamos adaptarnos. En todo caso, los cursos están siempre disponible para que tú los inicies cuando desees.

Hay una plaza para ti

Sí hay una idea sobre la que quiero insistir. Este va a ser un gran curso. Seguro. Tú vas a poner todo lo que llevas dentro para alcanzar tus objetivos y nosotros te vamos a ayudar a hacerlo. Tenemos nuevas ideas que vamos a ir implementando y que irás viendo en nuestra web. No olvides nunca una cosa: esta oposición la aprueban todas las personas que persisten. Si tú eres una persona dispuesta a esforzarte, si tienes la ilusión y el coraje necesario para persistir en el estudio y en el aprendizaje; si para ti superarte personalmente es un reto y una aventura; no lo dudes: obtendrás tu plaza. Con o sin nosotros. Lo conseguirás. Nosotros solo queremos hacerte la travesía más fácil. Pero quien llegará a puerto, seguro, eres tú.

Saludos y ánimo.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter