Bitácora de las oposiciones 3/2021: La importancia de fijarse un objetivo

Bitácora de las oposiciones 3/2021: La importancia de fijarse un objetivo

Photo by Ricardo Gomez Angel on Unsplash
Photo by Ricardo Gomez Angel on Unsplash

El correo de una opositora

Una opositora nos dice lo siguiente: “Estoy a la espera de recibir la corrección para elaborar el plan de estudio, pues en función de eso mi idea es valorar si debo dedicar más horas a cada tema. Puedo compartir ya la HC si lo crees oportuno, pero aún no he puesto el repaso (el día que me puse para el repaso es el miércoles y el de descanso el jueves). Como la semana pasada y la anterior no cumplí con las horas que había propuesto (24), estoy pensando si comprometer menos horas para ser más realista, pero por otro lado quiero intentar hacer lo más que pueda.”

Toda empresa humana tiene objetivos

Todas las empresas que realizamos los seres humanos en la vida tienen un objetivo. Este puede ser muy simple (como hacerse hoy mismo la cena) o muy ambicioso (como circunnavegar el globo o mandar a la Luna un cohete tripulado). Pero toda empresa tiene un objetivo. El nuestro es obtener la plaza.

El problema de la opositora es cómo marcarse los objetivos de estudio

Esta opositora trae a colación, por tanto, un tema muy importante: el de los objetivos. Es un tema fundamental porque, si somos poco exigente o ambiciosos podemos acabar haciendo bastante menos de lo que podríamos haber hecho, pero si no somos realistas, podemos mirar nuestros objetivos como si fueran algo absurdo (lo que es algo común en las programaciones de los institutos, pues sus objetivos y presupuestos no tienen relación verdadera con la realidad). La cuestión, por tanto, es: ¿cómo marcarnos un objetivo de estudio?

Lo primero es marcarse un objetivo de tiempo a la semana

¿Cuánto podemos estudiar a la semana? Esta es una de las primeras claves que marcamos a los opositores que confían en nosotros. ¿Cuánto tiempo puedes estudiar? ¿A cuánto te comprometes? ¿25 horas? ¿20 horas? ¿34 horas semanales? ¿16 horas? Es a partir de este compromiso como podemos planificar todo lo demás.

Lo siguiente es dividir los objetivos en objetivos más pequeños

Nosotros tenemos que dividir nuestros objetivos en tres áreas (programación, ejercicio práctico y temas) y luego cada uno de esas áreas debemos subdividirlas en semanas y observar que haya una coherencia entre lo que nos gustaría hacer y el tiempo del que disponemos, de forma que el objetivo de número de temas resulte adecuado. Es decir, si contamos con 24 horas a la semana para estudiar y un tema nos cuesta 30 horas de media, es evidente que no podremos estudiar un tema por semana. También tendremos que incluir el ejercicio práctico y la programación.

Divide y vencerás

Es decir, el objetivo general debe dividirse en los parciales teniendo en cuenta lo que nos cuesta estudiarnos un tema, repasarlos, ejercitarnos en el comentario, leer y hacer nuestra programación. Debemos saber cuánto tiempo nos cuesta cada una de estas cuestiones para poder ajustar nuestro objetivo semanal.

Es a partir de esta división del objetivo general como podremos realizar el objetivo parcial (el plan semanal y diario) que nos lleve al éxito. Como dice el principio del método científico: “divide y vencerás”.

La semana que viene proseguiremos este interesante tema. Nuestro recuerdo a las víctimas de la pandemia y a sus familiares.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter