¿Qué nos indican las ratios de las oposiciones de este año?

¿Qué nos indican las ratios de las oposiciones de este año?

Photo by Joe Cakacaka on Unsplash.
Photo by Joe Cakacaka on Unsplash.

En las últimas semanas se han ido sucediendo la publicación de listados de admitidos y excluidos de todas las convocatorias de oposiciones en las diferentes comunidades autónomas. 

Ojo a los listados de admitidos y excluidos

Como siempre decimos, es fundamental estar muy atento a estos listados y comprobar que, efectivamente, estamos en ellos. Hay ocasiones en que un error de un funcionario o de nosotros mismos al rellenar la instancia conducen a nuestra exclusión y una cuestión menor, que se arregla con un trámite burocrático (aunque sea algo cansado) puede llevarnos a no poder competir por la plaza después de estar meses y meses estudiando. 

¿Para quién es este mensaje?

Es para aquellas personas que se plantean la preparación seriamente. Una plaza es para ti. El día que vayas al acto de presentación y veas decenas de personas, piensa que la mitad ni ha estudiado y que la otra mitad ha estudiado algo, pero se ha preparado peor que tú. Tú sabes lo que es sufrir y muchas otras personas no se lo pueden ni imaginar. Para ti es este mensaje. Y si no has podido estudiar este año (y lo sabes) este mensaje es para ti también, porque es la garantía de que cuando lo hagas, obtendrás tu plaza.

¿Con qué ratio contamos para las oposiciones de 2021?

Pero no es ese el objetivo del artículo de hoy, sino valorar cómo pueden ser las oposiciones de 2021 a la luz de lo que nos dicen los datos que vamos conociendo. Sabemos que en Madrid la ratio en Lengua será de 1 plaza para cada 5 opositores y en Geografía e Historia de 1 plaza por cada 10 opositores. En Castilla La Mancha será de 1 para cada 6 y en Andalucía, también de 1 plaza para cada 6 opositores aproximadamente. Teniendo en cuenta que la mitad de las personas que se presentan no estudian (aunque digan hacerlo) y que de la otra mitad una gran parte tiene una preparación defectuosa, las noticias no pueden ser mejores, porque nos hablan de una plaza para cada 2 o 3 personas presentadas.

Una oposición masiva: Sus causas.

Este año se han pulverizado todos los registros que se conservaban en cuanto a número de personas presentadas. Pongamos un dato muy ilustrativo. En Andalucía se ha pasado de unos 32.000 opositores en 2018 a más de 50.000 en 2021, lo que supone un aumento de más del 40%. Hay varias razones que explican esto. En primer lugar, la enorme oferta de plazas, que siempre supone un aliciente para cualquier persona, Si hubiera solo diez plazas muchísimas de estas personas no lo intentarían. Eso quiere decir una cosa: a estas oposiciones se presenta el que va preparado y el que no. Esta idea la desarrollaremos más abajo. En segundo lugar, el enorme atractivo que supone un empleo fijo y en el sector público. Y en tercer lugar, la enorme cantidad de graduados que hay en España y que, aunque inicialmente no hicieron una carrera destinada a la docencia, al no encontrar trabajo en su vocación inicial, deciden finalmente incorporarse al mercado laboral por medio de la enseñanza. Estas son las causas de la enorme cantidad de personas presentadas.

¿Esto quiere decir que será más difícil aprobar?

En ningún caso. El número de personas presentadas no equivale al número de personas preparadas. La inmensa mayoría de estas personas (y yo cifraría esta cantidad en la mitad de los presentados) no han preparado las oposiciones. Algunas de ellas creen que sí, porque han ido a una academia, se han estudiado algunos temas, han revisado algunos comentarios y han hecho una programación. Pero quien se ha preparado en serio y con rigor (sea en academia, con preparador o por su cuenta) sabe que eso no es prepararse seriamente. Un ejército combate igual que entrena y si nadie ha comprobado y orientado, como un tribunal, nuestra preparación, estamos caminando en el vacío. Uno de cada diez (el talento natural) irá bien preparado; ocho o nueve de cada diez irán a hacer bulto.

La experiencia de las oposiciones del pasado

Yo lo sé bien porque en 1996 me fui de la UGT para formar un sindicato de interinos que queríamos que las listas se organizaran por notas de examen y no por antigüedad, ya que el sindicato socialista insistía en que los viejos interinos coparan los primeros puestos sin otro mérito que su antigüedad tras haber tenido mil oportunidades entre 1990 y 1993. En aquellos tiempos, la Comunidad de Madrid se opuso a los sindicatos y modificó el sistema de listas de interinos e impulsó uno nuevo según el cual para trabajar como interino tenías que aprobar todos los ejercicios de la oposición y se publicaban todos los años las listas con los aprobados de todas las especialidades . Mi posición como presidente del sindicato me obligaba a estar al tanto de todas las especialidades. Nunca había más de 50 personas. Año tras año, especialidad por especialidad, solo había unas 50 personas que se preparaban seriamente las oposiciones. Y se presentaban 2000 o 3000 personas a cada especialidad. 

En las últimas convocatorias se han dado las mismas circunstancias

Y esto no ha cambiado con el paso del tiempo, sino que se ha intensificado. En la convocatoria de Vasconia de 2018 hubo casi un 50% de plazas desiertas. En las dos últimas convocatorias de Cataluña aprobar los exámenes ha supuesto directamente la plaza. Un inciso: Todas las personas que prepararon la oposición con Opohispania y se presentaron, obtuvieron la plaza. 100%. Y en el resto de comunidades se ha dado algo similar. Durante 2018 yo charlé con más de cincuenta tribunales de Madrid, Aragón y Cádiz. ¿Motivo? Buscar colaboradores para Opohispania, pues creo que es muy bueno que personas que han formado parte de tribunales ayuden en la preparación de nuestros opositores. Pero dicho el motivo, voy a lo principal: todos se quejaban del escaso nivel medio de los opositores.

La influencia de la pandemia

Esto no va a cambiar este año, sino que va a empeorar por la pandemia. Estos dos años han sido tremendos. De locos. Muertes, cambios de residencia, adaptación al instituto de muchas personas. En estas condiciones solo unas pocas personas, con mucha fe y sufrimientos, se han podido preparar a conciencia. Muchas otras no han podido o no han sabido adaptarse a las circunstancias. Pero eso no quiere decir que no echen los papeles. ¿Qué van a hacer si no? Y todo esto se va a notar, y mucho, en las oposiciones.

Vas a obtener la plaza

Algunas personas se indignan cuando se dice que el nivel medio de las oposiciones ha bajado o que la ratio es buena como si fuera un ataque personal. No. Tú eres tú y tú sí tienes una preparación buena. No te identifiques con la mayoría. Las plazas y las oposiciones son para una minoría. Si no, no serían oposiciones. Olvida todo lo demás y concéntrate en un pensamiento positivo: vas a obtener la plaza. La dificultad de una oposición consiste en dos cosas: el sistema de acceso y la ratio entre plazas y opositores. Yo saqué mi plaza en 1998. Había en mi tribunal 300 personas (de las que se presentaron 240) y una plaza. Yo tardé seis años en poder alcanzar esa posición de privilegio. Esto no lo digo por vanagloriarme, sino para que comprendas que esta es una gran oportunidad y hay que morir estudiando. No se sabe que será en 2022 o 2023. Se sabe que es aquí y ahora. Hoy se presentan las mismas personas preparadas que entonces (tú eres una de ellas), pero hay casi una plaza para cada una de ellas. Una plaza es para ti. El día que vayas al acto de presentación y veas decenas de personas, piensa que la mitad ni ha estudiado y que la otra mitad quizá ha estudiado algo, pero se ha preparado peor que tú. Tú sabes lo que es sufrir y muchas otras personas no se lo pueden ni imaginar. No desfallezcas en estas semanas que quedan. Una plaza es para ti.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter