¡Ponte a prueba! 20/2020. Ejercicio Práctico Geografía e Historia.

Volvemos al ejercicio de historia clásico: el comentario de texto histórico. No se trata ya tanto de incidir en lo que ya se presupone evidente, sino en poner el acento en que este tipo de ejercicio es clave en el examen práctico. No podemos permitirnos titubear en las cuestiones básicas e la hora de abordar el análisis de texto histórico. Lamentablemente todavía hoy muchos aspirantes encuentran serias dificultades de la ejecución de este “clásico” de las oposiciones de Geografía e Historia. El texto de esta semana es lo suficientemente sencillo como para que me podáis decir su título y autor

Ansimismo se ha platicado que haciéndose este matrimonio del dicho mi sobrino, el archiduque de Austria Maximiliano, con la dicha vuestra hermana mayor, se le podría encomendar el gobierno de los Estados y tierras de la parte de Flandes, porque, como se ha visto y entendido, los de allí no pueden bien sufrir ser gobernados por extranjeros, ni tampoco entre los suyos de la misma nación se podría hallar persona a este propósito, ni sin invidia y pasión y ansí se ha siempre proveído de alguna de nuestra sangre. Y no se ha dejado de apuntar que metiendo al dicho Archiduque en este cargo, ni faltaría quién pusiese en su cabeza de tener fin y de vuestra dicha hermana y emprender de quedarse con los dichos Estados, y por no poder vos residir en el dicho, ni visitarlos muchas veces, la gente de ellos se podría aficionar a los dichos Archiduques y vuestra hermana, cuanto más dándoles Dios hijos, aunque es de creer que ellos harían con vos lo que deben todavía siendo la cosa tan grande y de tanta importancia, se podrían dejar persuadir con el tiempo. Por este respecto no he querido tomar en ello resolución hasta vuestra venida, y que hayáis visto las dichas tierras, y sepáis la importancia de ellas y los humores ale allí, y que conozcáis y platiquéis al archiduque Maximiliano. (…)

Y cuanto a mi segunda hija, vuestra hermana, debéis efectuar en su tiempo el matrimonio de ella con el príncipe de Portugal, como está concertado, por guardar buena fe, y ser lo que conviene a la corona de España y al deudo y amistad que se debe a Portugal, a la observación de la cual tendréis siempre buena advertencia, según la afición que el Rey, mi cuñado, ha de continuo mostrado de su parte a ellos también el infante don Luis, y el cardenal, y .lo que se debe a la reina, mi hermana, que ha hallado en todo lo que se ha ofrecido muy aficionada a mí y a todas mis cosas. (…)

Y por la fin, os encomiendo muy mucho la observancia y cumplimiento de mi testamento y codicilos, y también los de la Emperatriz, que Dios haya, así por lo que toca a nuestras ánimas, mandas pías, como en lo demás. Y confío enteramente que lo haréis como buen hijo y merece la paternal voluntad que os hemos tenido y tengo. Y ruego a Dios que os ampare de su mano, enderece y guíe vuestros deseos a su servicio, y para bien reinar y gobernar, y finalmente alcanzar la gloria. Con mi bendición. 

Desde Opohispania os recordamos que trabajamos muy duro en el diseño de métodos de trabajo que faciliten el desarrollo de esta y otras destrezas en trono al examen práctico. Como siempre, evitad san Google. Feliz fin de semana.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter