Ignacio López Prieto Preparador de Música – Primaria

Mi nombre es Ignacio López, Soy de Madrid y llevo prácticamente dos décadas comprometido con la educación de niños de 3 a 12 años. También he impartido clase en el primer ciclo de la ESO por la especialidad de Música.

He trabajado en colegios diferentes de varias subdirecciones territoriales de Madrid. Actualmente tengo alrededor de 500 alumnos entre educación infantil y educación primaria. Les intento formar como personas mediante la educación musical y los beneficios que ella reporta en un colegio de Madrid capital.

Es importante que sepáis también que he estado en los dos lados de la barrera, pues también he sido vocal de tribunal de oposición por la especialidad de Educación Musical y por tanto conozco por dentro como funciona un tribunal y qué cosas tiene en cuenta.

Cursé la extinta Diplomatura de Magisterio en la especialidad de Educación Musical y pertenezco a la segunda promoción de la mencionada carrera universitaria en la UCM. Durante la carrera fui alumno de Dña. Presentación Ríos, Dña Pilar Escudero, Dña Begoña Lizaso Azcune, etc. A la par también tengo una larga trayectoria como músico, tanto en la vertiente instrumentista como en la composición (tal y como podéis ver en mi página web personal).

La educación musical es capaz de potenciar todas las virtudes del ser humano y contribuir de forma sobresaliente a la formación integral del individuo.

Las aportaciones que brinda la música a la educación de las personas es conocida desde la Antigua Grecia, donde formaba parte de las materias esenciales y prioritarias de la educación.

Soy funcionario de carrera perteneciente al Cuerpo de maestros del Estado. Sólo tuve que presentarme al concurso oposición en una convocatoria (1997), pues conseguí la plaza de funcionario al primer intento y sin contar con punto alguno de meritos más allá de los concedidos por la nota de la diplomatura.

Creo que tan excelente resultado fue producto de varios factores: las ganas de dedicarme a lo que me gustaba, la convicción de que el esfuerzo tiene premio, procurar no dejar nada al azar, estudiar con orden y método y mostrar seguridad en mí mismo y en lo que hago. Creer en lo que uno hace, apasionarse, sin teatro, sinceramente, es absolutamente contagioso: es algo que los demás perciben. Estuve alrededor de media hora contestando preguntas del tribunal que me examinaba en la “encerrona”.

También fue muy importante apoyarme en un temario de calidad, diferente del resto y original. Dicho temario lo elaboré yo mismo, como he elaborado el actual que integra el Curso de estudio de Opohispania-Educación musical.

Recuerdo con gran alegría cuando vi mi nombre en las listas de Madrid  en los primeros puestos y me encantó ser el segundo funcionario en prácticas en elegir destino provisional. Me encantaría poder ayudaros a tener vosotros esa misma alegría que sentí yo, ese reconocimiento al esfuerzo, a la dedicación, al conocimiento y al entusiasmo. Estoy seguro de que juntos podemos lograrlo.