La libertad en la nueva propuesta del ejercicio práctico de Cataluña

¿En qué consiste la libertad de pensamiento? ¿En qué consiste la libertad así, a secas? ¿Podemos definirla antes de seguir leyendo? ¿Tenemos todos derecho a tener ideas propias? ¿De verdad?

Lo mejor sería que en un blog de oposiciones no tuviésemos que hablar de política. Lo mejor sería que al tratar las convocatorias de cualquier comunidad autónoma española nos centráramos en los elementos definitorios de cada especialidad y tuviéramos que hablar del saber asociado a nuestra área: a las funciones sintácticas de la oración simple, a las variedades diatópicas del español en América y en España o a los diferentes climas de España (si nos referimos a la especialidad de Geografía e Historia).

Pero algunos están haciendo que esto sea imposible, porque el sistema educativo se ha convertido para muchos partidos políticos en la mejor forma de adoctrinar a los alumnos desde la más tierna infancia, con el objetivo, obvio es decirlo, de hacer proselitismo y difundir su ideología entre quienes tienen menos mecanismos de defensa para hacerla hegemónica. Se trata al final de llevar su ideología a las aulas utilizando para ello a decenas de miles de docentes que paga el Estado español (en todas las comunidades), con dinero de todos los españoles.

La Generalidad de Cataluña ha publicado su nuevo ejercicio modelo para el práctico que parte de un ”contexto” determinado y luego a partir de él plantea unas llamadas “cuestiones previas” y la elaboración de una “situación de aprendizaje”. Hasta aquí diríamos que se trata del típico ejercicio que busca favorecer a los interinos proponiendo elementos en los que estos tengan ventaja sobre los que, por ser más jóvenes o por tener otras experiencias vitales previas, no forman parte de los interinos. Hasta ahí, todo tendría una lógica a la que estamos acostumbrados desde hace muchos años. Yo mismo, aunque me favorecía esto, pues era interino, como es público, abandoné la UGT en 1996 y formé un sindicato en Madrid (AICEP) para defender que las oposiciones fueran justas y solo valoraran los ejercicios de la oposición. Oposición pura y dura. Quiero decir con esto que puedo manifestarme así por pura coherencia vital.

Ideologización en las oposiciones de Lengua Castellana y Literatura: la perspectiva de género

Pero no se trata solo de esto, sino que en el contexto del supuesto práctico y cito textualmente: “Con el fin de dinamizar el centro, se ha decidido abrir una serie de debates, que se publicarán en la revista del instituto, con el fin de mejorar la convivencia en el centro. En tercero de ESO el debate se dedicará a la perspectiva de género. Decide que cada grupo elabore un texto para la revista que se plantee cuestiones como, por ejemplo, estas: ¿Cómo se puede mejorar el lenguaje para evitar las discriminaciones por causa de género?”

Ante esto, y a pesar de qué somos las personas más ingenuas del mundo, se nos ocurren algunas preguntas: ¿con qué finalidad se incluye en un supuesto práctico, habiendo mil contenidos en los decretos educativos, la “perspectiva de género”? ¿Desconoce el legislador que esa perspectiva no es unánime entre todas las organizaciones feministas y en particular el llamado “feminismo de segunda ola”? ¿Qué ocurre si un aspirante tiene una formación menor en feminismo de cuarta ola, pero por el contrario es un prodigio de erudición y didáctica en la historia de la literatura española? ¿cuáles van a ser los criterios valorativos que el legislador enviará a los tribunales para evaluar los trabajos de estos opositores? ¿se podrá aprobar si uno no es feminista de cuarta ola? ¿admitirán trabajos hipócritas de personas que no sintiendo lo que escriben, escriban lo que resulte políticamente correcto escribir? Se nos ocurren más preguntas, pero creo que con estas ya es suficiente.

Ideologízación en las oposiciones de Geografía e Historia: La memoria histórica

En el caso de Geografía e Historia la elaboración de la situación de aprendizaje dice lo siguiente: “ Definiu els conceptes de memòria històrica i de polítiques de memòria i poseu algun exemple d’actuacions que involucrin aquests conceptes.”

Aquí, las preguntas que se nos ocurren son: ¿Cuál es la razón de que habiendo en la historia de España mil acontecimientos y procesos interesantes de estudiar sin apasionamiento y como modelos pertenecientes al pasado, se elija precisamente uno que genera enconados debates entre los historiadores y entre los propios españoles?
¿Es consciente el legislador de que al hablar de “memoria histórica” y “políticas de memoria” se está refiriendo a conceptos lanzados desde finales del siglo XX por asociaciones cercanas a un sector de la sociedad española? ¿Qué ocurre si un opositor no tiene la gracia o la fortuna de estar de acuerdo con esas políticas, ya no puede ser docente?

Y como estrambote, la propuesta de un sindicato balear

Informa hoy la prensa de que STEI (la antigua escisión de Comisiones Obreras que en toda España contiene las siglas STE, ya sea USTEA, STEM o STEC) planteó a la Conselleria de Educación del Gobierno balear en la mesa sectorial que los miembros de los tribunales de oposiciones sean naturales “de los Països Catalans”. La asociación Plis ha tachado esta propuesta de xenófoba y racista y recuerda que además este sindicato está en contra de dignificar el mallorquín, el menorquín y el ibicenco frente al catalán.

El pensamiento único en las oposiciones y en el sistema educativo

Desgraciadamente, el pensamiento único, el totalitarismo, se ha instalado en cualquier sociedad cuando un sector de esta no solo impone sus ideas en el ámbito de lo común, sino que discrimina, insulta, estigmatiza, silencia y arrincona a quienes le recuerdan que no se pueden arrogar el espacio de todos porque son solo una parte, mayoritaria o minoritaria, pero una parte de la sociedad y por tanto, las minorías o mayorías restantes tienen el derecho protegido por la Ley a existir.

Y eso afecta a los opositores y a todos los enseñantes, porque queremos vivir y trabajar en un mundo libre, en un país libre, en una comunidad autónoma libre, en la que cada uno pueda tener sus ideas y opiniones y el territorio de lo común sea el del acuerdo y el de lo que nos une y no el de la confrontación. Callar es otorgar y las oposiciones son la puerta a un privilegio, el de formar a las futuras generaciones. No podemos callar cuando algo así está ocurriendo sin denunciarlo.

Cuando situaciones como estas se producen con la mayor impunidad, es que algo muy grave, siniestro, esta pasando. Y a pesar de que esto es un humilde blog de oposiciones y a pesar de que no ganamos nada con denunciarlo, nos creemos en el imperativo moral de hacerlo, por el bien del sistema educativo y de las futuras generaciones, que se merecen algo, aunque sea parecido, aunque sea un triste sucedáneo, de la libertad.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter